Nuestra Historia

La Fundación Nuestra Casa se fundó el 6 de julio de 2009 desde la parroquia de habla hispana La Sagrada Familia en Rotterdam con el objetivo de gestionar y apoyar profesionalmente sus proyectos diaconales. El deseo de profesionalizarse vino de la base. Ya no era posible tener todas las actividades realizadas solo por voluntarios. Vimos una gran demanda de ayuda, un gran compromiso por parte de los voluntarios, así como una incapacidad para realizar adecuadamente todas las tareas de creación de condiciones además de la implementación. La Fundación es una organización independiente sin fines de lucro, cuyo objetivo es ser un apoyo social para los hispanohablantes en Rotterdam y sus alrededores, donde se estimula la autosuficiencia, la participación y la integración en la sociedad holandesa y se rompe el aislamiento social. La Sagrada Familia es una comunidad de fé activa e intercultural en Rotterdam, fundada en los años 60 del siglo pasado. Ahí se reúnen semanalmente los habitantes de Rotterdam procedentes de unos 28 países hispanohablantes repartidos por distintos continentes. Además de sus tareas litúrgicas, la parroquia ha iniciado a lo largo de los años unos proyectos diaconales para responder a la gran cantidad de solicitudes de ayuda y asesoría proveniente de personas dentro y fuera de la comunidad. La oleada de personas procedentes de países de habla hispana que a través de los años tocaron la puerta de la parroquia son migrantes, con o sin papeles: los primeros ‘trabajadores huéspedes’, víctimas de trata de personas y otras formas de explotación, trabajadores temporeros, personas buscando asilo político, refugiados, (ex)detenidos, estudiantes y pasantes, migrantes por matrimonio o reunión familiar, pero ahora también con más frecuencia los inmigrantes anteriores que ya son mayor de edad y la nueva generación que nació y/o creció en los Países Bajos. Para todas estas personas, venir a la parroquia es un encuentro con personas que les entiendan, en un lugar donde se sienten seguros, donde pueden celebrar juntos su fé y hacer contactos que les puedan ayudar a encontrar el camino en los Países Bajos o para que puedan regresar a su país de origen. El objetivo es ayudar a las personas, para que autónomamente puedan dar forma a sus propias vidas. A lo largo de los anos, se han iniciado proyectos de voluntariados para poder responder a las necesidades del grupo meta, no solo para feligreses sino para los más de 12.000 hispanohablantes en Rotterdam.

Comentarios cerrados.